Seguidores y Amigos

jueves, 9 de febrero de 2017

Pino silvestre excelente corteza



Año 2007:



Sin duda alguna, lo que más me llamó la atención de este ejemplar fue su excelente corteza hojaldrada:



En el año 2008 continuó su proceso de recuperación en la enorme caja de frutas en la que estaba plantado. Foto de septiembre de 2008:

Febrero de 2009:

En noviembre de 2009, en la Asociación Alavesa de Bonsai organizamos un taller con un conocido maestro nacional, y decidí llevar este pino al taller. He de decir que fue la primera vez que participaba en un taller con un profesional del bonsai, así que mis expectativas eran muy altas.

Pongo fotos del antes y después, por el frente escogido por el maestro. Antes:

Después:

Lo cierto es que no me gustó nada el resultado del diseño sobre el pino, por tres motivos:

- El frente escogido por el maestro fue el lado contrario al que yo tenía pensado como frente, que creo que ofrecía mejores perspectivas por algunos sharis y jins naturales que tenía, y que ahora quedaban en la parte trasera. Es cierto que en el frente que más me gustaba a mí, la copa se iba para atrás, pero dada la flexibilidad de los pinos no me parecía muy difícil traerla hacia el frente con tensores. Creo que el frente escogido en el taller era el más fácil y el que menos trabajo daba, pero no el mejor posible.

- El maestro me comentó que el veía este pino como un bunjing ligero, con poco follaje. Creo que un pino de un tronco tan gordo y una corteza tan rugosa como este, necesita una copa pesada, es decir, con mucho verde.

- El movimiento que se le dio en este diseño tampoco me convence, ya que al estar tan inclinado hacia la derecha y tener la primera rama tan separada del tronco, me parece un movimiento demasiado ligero, que no encaja con el fuerte carácter que imprime el grueso tronco y la corteza rugosa del ejemplar.

También es justo decir que en el mismo taller se trabajaron unos 8 o 9 árboles más, y todos los trabajos del maestro me gustaron, menos el de mi árbol ¡Qué mala suerte!

Tras el taller, dejé un año al pino recuperarse del trabajo realizado. En diciembre de 2010, decidí remodelarlo completamente cambiándole el frente, de la manera que a mí más me gustaba. Este es el resultado:

No sé si este diseño es mejor o peor que el de antes, pero lo que si tengo claro es que personalmente me gusta mucho más que el de antes.

En el año 2011, lo transplanté para ir reduciendo paulatinamente el cepellón. Aproveché el transplante para realizarle unos injertos de raíces con idea de mejorar el nebari. Así estaba en noviembre de 2011:

Noviembre de 2012:


Febrero de 2013:

Así es como ha quedado después del transplante a una maceta más pequeña. Foto de Marzo de 2013:


Foto de septiembre de 2013:

Esta es la fotografía oficial de la Tantai celebrada en diciembre de 2013. Decidí llevarlo completamente sin alambrar para así exponer un pino silvestre diferente al resto (únicamente tenía un tensor que en la fotografía no se ve). Por eso tiene este aspecto tan natural y un tanto desordenado.

Tras la Tantai y siguiendo las recomendaciones del jurado, trabajé el árbol para traer la copa más hacia el frente. Lo malo es que para ello tuve que usar una aparatosa barra de hierro que tendrá que estar ahí un mínimo de 2 años. Foto enero 2014

Octubre de 2014:

Agosto 2015:


Marzo 2016, por fin sin la barra:


Febrero 2017 (transplantado desde hace un año a maceta tokoname):

19 comentarios:

  1. Eso si que es una corteza!!!!,bonita su evolución en estos años,me gusta mucho.
    Un saludo,jose.

    ResponderEliminar
  2. Una corteza muy bonita, si señor. La evolución en estos años ha sido fantástica. El cambio en el diseño en diciembre de 2012 todo un acierto. Felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El diseño siempre es subjetivo, pero creo que tienes toda la razón, como tú dices para no complicarse la vida optó por la vía fácil. Una lástima, pues el pino tenía muy buenas posibilidades y hubiera podido lucirse mucho más...
    Mucho mejor tu opción, sin lugar a dudas. Lleva muy buen camino y, desde luego, la corteza es espectacular.
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
  4. Sin dudarlo me gusta mas el diseño que le has dado que el que ha recibido en ese taller.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. José, Ishi, Buxán y J. Lázare, me alegro de que os haya gustado el pino. La verdad es que es un pino un tanto diferente y original, y por eso es uno de mis ojitos derechos mi colección.
    Gracias por visitar el blog y dejar vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Buena corteza tiene y el verde ya va estando maduro. Cuando lo pongas en una maceta más baja dará un buen cambio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ya lo estoy viendo en una maceta de tambor más reducida, luciendo en todo su esplendor, en algunos talleres la idea que menos importa es la idea o gusto del propietario y este es un gran error, puesto que si el propietario ya tiene una idea sobre el árbol se debe tener en cuenta, otra cosa sería si el propietario no tuviera claro el diseño.

    Me gusta la visión que le vas dando.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho el trabajo en este pino.
    Sobre el tema del Maestros, pues bueno, nadie es perfecto, pero un amigo una vez me digo, que el arbol es tuyo, y tu pagas al Maesto, asi que tienes derecho a opinar y decir que lo que piensas, que menos ;)
    Ambos diseños me gustan, solo que en foto es dificil juzgar.
    El futuro de arbol promete mucho, ya iras contandonos su evolucion...

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tu aportación Alberto.
    Creo que lo de los maestros quizás esté un poco mitificado. Es gente que indudablemente sabe mucho, pero como todos, en un momento dado pueden tomar decisiones erróneas. Si todos nos equivocamos en nuestro trabajo, ¿por qué no se van a poder equivocar ellos en el suyo?
    Hace unas tres semanas que transplanté el pino y creo que ha mejorado mucho con la nueva maceta. Ya iré actualizando esta entrada con fotos más recientes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Un pino precioso, enhorabuena!
    A mi particularmente me gusta más tu pino que el que planteó el maestro, pero ellos también se equivocan, pero menos que nosotros, obviamente , jeje.
    En cuanto a los maestros, Y yo he visto casos, sobre todo en caducos, que después de pasar por un taller ha secado casi todas sus ramas, por no hablar de los árboles que mueren al poco de pasar por exhibiciones en las que se acumulan operaciones drásticas sobre ellos...
    Pero bueno, esto también es bonsai.
    Yo quería preguntarte si finalmente prendieron los injertos de tu pino, porque aunque me encanta la nueva maceta y su buena evolución es evidente, veo muy estrecho el nacimiento del tronco...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel,
      uno de los injertos si que prendió, o por lo menos eso creo, por lo que uno lo he dejado sin la parte aérea. En el próximo transplante veré si esas raices siguen vivas o no. Espero que sí.
      En cuento al estrechamiento de la base del tronco, es algo que a veces pasa con los pinos yamadori, ya que suele ocurrir que el nacimiento de las raices esté unos centímetros más bajo que el del nivel del suelo y por eso, al estar parte de la corteza bajo tierra, la humedad y los insectos hacen que se deconponga rápidamente esa corteza que está bajo la tierra. Luego, cuando se plantan en maceta al nivel de las raices, se ve que la parte justo por encima de las raices ha perdido gran parte de la corteza y por tanto queda un feo adelgazamiento. La solución como ya te imaginarás, pasa por buscar unas cortezas de pino de similar textura y color y pegárselas. Así que en ello, estoy.
      Un abrazo y gracias por visitar y comentar mi blog.

      Eliminar
  11. Me encanta como llevas el pino Carlos, y la técnica del palo de hierro me parece muy avanzada. Espero tener esos conocimientos alguna vez.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel,
      en realidad la técnica de la barra de hierro es muy simple. Se pueden usar barras de hierro como palancas o como puntos de apoyo. En este caso la usé como punto de apoyo.
      Necesitaba un punto de apoyo para llevar el ápice hacia el frente con un tensor, y como no tenía dicho punto de apoyo en el propio árbol, pues no me quedó más remedio que poner una palanca para poder colocar el tensor. No tiene más misterio.
      Un abrazo y gracias por seguir el blog.

      Eliminar
  12. Como dice Daniel, está fantástico. La corteza es muy buena. Lo de palo de hierro, a un novato como yo me suena a ciencia ficción, pero seguro que consigues el objetivo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ishi,
      te comento lo mismo que a Daniel, la técnica de la barra de hiero aunque aparatosa en realidad es muy simple.
      Un abrazo y gracias por seguir el blog.

      Eliminar
  13. La evolución ha sido espectacular, Carlos, menudo cambio.
    Saludos

    ResponderEliminar